Nuestra libertad está limitada por nuestro(s) lenguaje(s), por nuestra capacidad de expresar cosas.

Solatz – libertad con todos los matices