Solat #5 – libertad con todos los matices

Edición nº 5 de este newsletter dedicado íntegramente a la extremadamente amplia idea de libertad.

Es muy satisfactorio encontrar piezas que hablan de libertad en lugares no habituales y con matices sutiles y especiales. En esta edición hay dos piezas así

La primera es un audio recortado de un programa de Radio 3 que se llama Siglo XXI, la segunda una entrevista en la revista SModa de El País. María San Miguel y Vanessa Springora, respectivamente, hablan de libertad desde dos ángulos completamente distintos, pero ambas directamente y sin ambages. La primera habla de libertad desde un punto de vista antropocéntrico femenino positivo (no busques en Google que como concepto acabo de inventarlo). ¿Qué significa esto? Significa que María habla de libertad situándose a su persona (como humano y mujer) en el centro del poder de decisión, para inmediatamente intentar construir (sumar, añadir) desde ahí. Por esto digo que es una construcción positiva. En todo momento, el vocabulario de María habla de libertad desde la libertad autoelegida y autoconsciente, dejando claro que sus decisiones (su libertad para tomarlas) no dependen de algo o alguien externo. Escenario tan perfecto y maravilloso como inhabitual que, como dice María, requiere mucho trabajo, mucho esfuerzo y mucha lucha.

Para que quede claro, una construcción negativa sería hablar de libertad desde la esclavitud (en el amplio sentido de la palabra): quiero ser libre pero no depende de mí; hay algo o alguien que ejerce poder sobre mi; tengo que empezar mi camino para ser libro quitando o eliminado cosas.

Este el caso de Vanessa Springora, que además habla de libertad desde ese lugar intermedio, en el que ocurre la relación de poder, que hay entre el hombre y la mujer.

María San Miguel hablando de libertad

María San Miguel es actriz y directora de teatro. El motivo de esta entrevista es una obra de teatro (link) llamada Wasted.

“Las cosas van a un ritmo que nos lo han impuesto y que no es el que siempre quiero. “

“Todo depende de la libertad y de ser autocríticos. Y asumir que ser libre da mucho vértigo y que hay que ser muy valiente para ser libre”.

No puedo dejar de destacar ese momento cuando habla de “espacios de libertad”, “espacios de comunidad”, “individualismo”, “masa”. Que ideas más poderosas para desarrollar.

Vanessa Springora

Precioso trabajo de orfebrería el de Vanessa para expulsar al monstruo de su vida, para arrebatarle el poder sobre que tenía sobre ella y sobre los demás. Es de ser muy valiente apostar por la revisión y contextualización, por la reflexión colectiva, en vez de reclamar la prohibición; resaltando el progreso de la sociedad en general como principal objetivo y anteponiéndolo a sus ganas de venganza.

“Hay dos nociones que tienen que entrar en juego en el consentimiento, pero que en general solo usamos una, la de la libertad. Incluso en un contrato hay que ser libre de poder elegir, porque consentir ya es una forma de elegir. Pero hay otra noción, dice, que no se suele incluir y es la de la igualdad. “

Este de aquí es un buen ejemplo de los matices de la libertad. Libertad para decidir sí, pero ¿estamos en igualdad de condiciones para decidir? Me vienen a la cabeza un buen puñado de situaciones similares hoy en día. Habrá que señalarlas, ¿no?

https://smoda.elpais.com/placeres/vanessa-springora-haber-servido-de-aval-moral-a-un-pederasta/


Si te ha gustado, no dejes de suscríbete, compartirlo o comentar.